sábado, 9 de abril de 2016

LAS MIGAJAS DEL TOREO



Hoy mandan muchos, entre ellos el fetiche Morante, el amado, el de las verónicas de alhelíes y medias de fotógrafos…

Morante con un escalafón digno y una prensa honrada e independiente y unos ganaderos de bravo y no de mansurrones, estaría en ese Olimpo de toreros que quedaron en nuestra retina y que su mayor patrimonio fue el de mandar en sus vidas.

Ejemplo de ello son el Divino Calvo con su silla a cuestas, Gitanillo con su capote de sueños perdidos, Cagancho con su gitanería altiva, Chenel el del mechón blanco y el humo de sus cigarrillos, Manolo Vázquez con su educada sevillanía Curro el Faraón de Camas, Rafaé el de Jerez, que daba las medias también muy bien y  el otro Vázquez de linares, Currito.

Mandar, lo que se dice mandar, mandaron muy poquitos, como Joselito, Belmonte, Manolete, Pepe Luís, Dominguín, Ordoñez, El Cordobés…

Hoy mandan muchos, entre ellos Morante, del que el neoaficionado cursil y pueril, ha hecho su fetiche, su Dios. Y que nutre de migajas, algunas realmente excepcionales, como la media de ayer, al aficionado actual.


Despierta niño, despierta….con que poco te contentas.

jueves, 31 de marzo de 2016

SOBRE LO DIVINO Y EL PLAGIO


Curro Romero y Flautino
creación divina y personal,
después otros han venido 
a imitar y plagiar...



lunes, 21 de marzo de 2016

CURRO DÍAZ VUELA EN MADRID


No siento pena ninguna
yo soy águila imperial
y mientras tenga una pluma
Dios mío de mi alma
no dejaré de volar


domingo, 24 de enero de 2016

HABLA MAIRENA DE TOMAS PAVON

 Fue en la década de los cuarenta, cuando Antonio Mairena, que era de la familia, comenzó a tratarlo con más intimidad y a cantar con él en algunas fiestas. En sus Confesiones, el maestro de Mairena le dedica unas líneas y relata una fiesta en La Vinícola en la que cantó genial y acabó con ella, algo que pasaba con mucha frecuencia:
“Fue una noche en La Vinícola, en la Plaza del Duque, entre Semana Santa y Feria. La reunión era de lo más apropiado, pues se puede decir que allí estaba toda la crema de los buenos aficionados que había entonces en Sevilla. Allí estaban las hermanas Pompi, Pepe Torre, María Moreno, Caracol (padre), Rafael Ortega, Enrique el Almendro, Manolo de Huelva, el Niño Ricardo, Juan Talega y yo, que había sido invitado también. ¡Ah!, y también estaba Pepe Suárez, al que me he referido en otras ocasiones. Pepe Suárez cantaba bastante bien y era, sin duda, el mejor aficionado que había en Sevilla. Era representante de González Byass y gozaba de buena posición económica, estando asimismo muy bien relacionado con el señorío que quedaba entonces. Ayudaba mucho a los artistas porque era un hombre bueno y generoso.
Pues bien, en aquella ocasión todo era solemnidad y esperar que llegara el momento de los duendes. Para empezar la fiesta, el aficionado más autorizado de los que allí había, Gabriel Gallardo, de Puebla de Cazalla, dijo:
-           Señores artistas, ¿a quién le corresponde salir cantando?
Nos miramos unos a otros y yo salté:
-          Yo soy el primero en cantar.
Salí cantando por bulerías, y la fiesta se fue animando. Unos cantaban con más calidad que otros, pero todos de bien para arriba. El último fue Tomás Pavón, que estaba sentado a mi vera y me decía:
-          Primo Antonio, ¡qué malo es tener que cantar sin poder beber!
Porque Tomás sufría una dolorosa enfermedad y no podía beber vino, sino que se tenía que limitar a tomarse un vaso de leche. Pero tenía que cantar. Y fue y le dijo a Manolo de Huelva:
-          Toca por soleá.
Cuando Tomás se templó, yo sentí un escalofrío. Estuvo cantando media hora por soleá: los cantes de Alcalá, de la Serneta, de Enrique el Mellizo, de José Illanda, de Frijones y de Triana. La reunión rayaba en el delirio ante aquel gran manantial de cantes. Todos nos mirábamos atónitos, sin saber qué nos pasaba. Y entonces se le ocurre a Gabriel decirme:
-          Mairena, ¿quiere usted cantar un poco por seguiriyas?
Y mi contestación fue rotunda:
-          Nadie puede cantar.
Y Tomás añadió:
-          Señores, perdonadme; que lo que tengo que cantar esta noche lo voy a cantar seguido, y el corazón me pide cantar por seguiriyas.
Y luego se dirigió a mí y me dijo:
-          Primo Antonio, perdóname que yo lo cante todo junto, que después no podré cantar.
Y yo noté en la cara de Tomás que el duende se le había enredado y que era el momento preciso de desprendérselo para deleite de aquella reunión. Y lo que luego ocurrió no se puede describir, ni volverá a repetirse nunca. Yo no había escuchado cantar en mi vida como cantó Tomás aquella noche: cerca de una hora cantando por seguiriyas de distintos matices, que nos sacudieron a todos de forma irresistible, algo sobre natural. Naturalmente, cuando Tomás terminó, ya no se volvió a cantar más”.

lunes, 21 de diciembre de 2015

EL SALVAJE RUGIDO DE CHOCOLATE POR SIGUIRIYAS. 1968 CON PACO DE LUCIA EN LUCENA



Chocolate en estas siguiriyas muestra su veneración por Manuel Torre, aunque las dota de su propia personalidad. Así, en la primera se recogen reminiscencias de la versión de Manuel Molina que cantó el tío de Manuel Torre, Joaquín Lacherna. 

En la segunda y tercera se inspira en versiones de Francisco la Perla con aires del Viejo de la Isla

Por último, finaliza con la siguiriya considerada como una recreación de Curro Durse, siendo uno de los cantes más estrechamente relacionados con Manuel Torre.